BACO CHILE

Amé ir a Baco Santiago porque fue como estar en casa nuevamente. De los mismos dueños de Baco Montevideo, este local es casi como un gemelo. O más bien el de Mdeo es un gemelo de este.
Los mismos platos, la misma carta y la misma decoración, realmente nos sorprendió y encantó. ¿Qué comimos? De entrada una tabla con tres quesos a
compañada con fetas de membrillo y vino blanco. Como principales fuimos nuevamente por los pescados que son nuestra eterna perdición, y más en Santiago, en donde se lo puede encontrar superfresco. Asi que lo acompañamos con papas fritas y con ensalada, perdón tengo una obsesión con las papas fritas y me resulta difícil cambiarme de bando.
El mismo tipo de obse tengo con el postre, que no puedo hacer más que seguir pidiendo volcán de chocolate con el helado.
Un dato curioso, cuando fuimos a dejarle propina a la moza se negó a recibirla, insistimos, pero ella nos dijo que no, que la propina estaba incluida en su sueldo y que de ninguna forma podía recibirla. Tuvimos que aceptar su pedido y nos fuimos comentando lo extraño que nos parecía ese sistema, pero que sin dudas nos agradaba.
¿Ustedes qué piensan?

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados