15 de diciembre de 2016

PREFIERO SER ODIADO POR LO QUE SOY A QUERIDO POR LO QUE NO









Muchas veces he intentado encajar en donde se que no voy a encajar. Muchas veces he intentado ser lo que no soy.
Lección aprendida: hasta ahora nunca resultó (tomar nota mental).
¿Y qué si mi forma de ser le molesta a alguna gente?

«Prefiero ser odiado por lo que soy a ser amado por lo que no», leí una vez en una Cosmopolitan mientras copiaba artículos de levante para chicas tímidas allá por el año ´98.

Es más, me gusta ser detestado (por alguna gente).

Es algo que muchas veces busco adrede, es algo que me gusta generar.
Me deleita llevar a la gente al límite, como con el post sobre la victoria de Trump que tanto dio que hablar, objetivo cumplido : )



Disclaimer: Tengo mis dudas de que Donald Trump realmente pueda llegar a asumir el cargo de presidente de los EEUU. Creo que lo van a asesinar antes, igual que a John F. Kennedy.

Si no lo mandan matar, Hillary y sus secuaces bancarios (o mejor dicho, los banksters y su secuaz Hillary Clinton, van a inventar algo para usurparle el puesto).
Se que parece poco probable, pero también lo fue el 11 de setiembre, un “Black Swan” sería.


Tranquilicen-zen, volvamos al tema. Tomen aire, no friqueen por favor. 

Me gusta buscar y encontrar el punto en donde la gente se puede llegar a ver movilizada, me gusta meter el dedo en la llaga y revolver, revolver hasta que sangre, hasta que sangre y duela.

¿Porque de que sirve escribir algo sobre lo cual todo el mundo está de acuerdo?

«Ladran Sancho, señal que cabalgamos» le dijo el hidalgo a su escudero haciendose el “winner” mientras un enjambre de perras histéricas histeriqueaban al verlo pasar solemne.

Me encanta ver a los perros ladrar, significa que estoy cabalgando. Los perros siempre van a ladrar, están programados para eso.

Siempre va a haber gente que ladre cuando escribas un post, que se indigne y deje un vómito mental (como éste) en los comentarios, es parte, y es lo que busco en definitiva, que me ladren, que ladren bien alto si es posible, porque solo así me siento un Gaucho que está cabalgando.

Es eso o ser ignorado, aunque es mejor ser ignorado en realida.
Porque cuando no hay nadie ladrando es porque no nos estamos moviendo.


No tenía intención de hacerles nada, no pensaba comérmelas, porque soy vegetariano (aunque era anti), pero una de ellas se asustó y empezó a correr. Y el resto de las vacas que la vieron, se asustaron porque una se había asustado y la emularon y empezaron a huir de mí, gritando y mugiendo como frígidas histéricas las pobres. 

Una vaca se asustó y espantó al resto. Seguro que todas las vacas se fueron y quedaron hablando mal de mí, de lo malo que era por haberlas asustado.
De cada comentario negativo o crítica que aparece, hay al menos una persona más que me banca y que le gusta lo que dije.

Entonces si quiero lograr que 100 personas aprueben lo que hago o digo, tengo que generar 100 personas ladrando como perras o mugiendo como vacas.

Yo lo veo como un péndulo. Para lograr que el péndulo se eleve de un lado, es necesario empujarlo hacia el lado contrario.

Para que aparezca lo que buscamos, necesitamos romper el equilibro estático del péndulo del punto más bajo, donde no pasa nada, llevarlo hasta el lado contrario y dejar que el universo y las erradas leyes de Newton cumplan su parte.

Porque si los que se pelean se aman yo me siento como Fernando: Amado.

Esa es la vida del guerrero jedi en definitiva: buscar el límite, buscar el choque y traspasarlo. Buscar hasta donde podemos llegar, buscar hasta donde podemos tirar de la piola.

A mi me gusta eso, me gusta ver hasta donde puedo llegar, me gusta tirar de la piola y descubrir el punto en donde se rompe. 

Si hay una cosa en la que me puedo llamar experto, es en morder la mano que me da de comer. 
Me encanta escribir lo que sea que se me cante y ver en que momento www.rubiamala.com me dice hasta aquí llegaste pibe, te vas de acá!

Quizás éste sea mi último post. 

O quizás ni siquiera lo quieran publicar.

O quizás les guste, quién sabe, hoy en día la gente anda tan loca…

Pero si me echan solo les pido una cosa, que me paguen “salario de licencia no gozada”, porque me corresponde, o los denuncio a todos en el ministerio. El despido se los regalo, para que les venga la culpa cuando no esté.

Porque como dijo Steve Jobs, 
«El mundo es de los que se atreven a hacer lo que otros no».
Y en realidad Steve Jobs nunca dijo eso, pero nadie tiene como probarlo.

Buenas y santas para todo el mundo : )


2 comentarios:

  1. Obvioo q te quieres hacer el interesante!! Te digo que yo ni leo lo que escribís pero igual te bardeo porque me divierte

    ResponderEliminar
  2. Que forma mas estúpida e incoherente de justificar lo pobre de tus post.

    ResponderEliminar

Solo aceptamos opiniones libres, gracias por participar!!!