28 de noviembre de 2016

EL LADO MENOS FRESCO DE LA MODA #COLUMNARUBIA

Inspirada en la obra de la última Biennale de Venecia de Marco Maggi, diseñé para este número de la revista ayd, una intervención utilizando a la moda como instrumento. Tomando cada fotografía como si fuera un pixel, y transformándola en una textura, busqué generar un nuevo efecto óptico, a partir de miles de prendas, que registrado en mi viajes de caza de tendencias. Nueva York, Los Angeles, Las Vegas, Paris, Milán, Roma, Venecia, Florencia, Berlín, Nueva Delhi, San Pablo, Buenos Aires, Punta del Este y Montevideo, en todas partes siempre hay alguien que se viste de blanco.

Con esta nota que escribí para la revista A y D, reavivo una vieja sección que viene directamente de la editora "Columna Rubia" . Espero que les guste y recibo sugerencias  en info@rubiamala.com

RM

"“La moda es frívola”, lo escucho bastante seguido, y les contesto un poco irónica: “Más bien deberíamos decir que frívolas pueden ser las personas, porque la moda, simplemente es: “ Gusto colectivo y cambiante en lo relativo a prendas de vestir y complementos.” según la Rae. “ 

Es un terreno fértil para la expresión, para la creatividad, para las formas y los colores, para la rebeldía, y para tantos otros aspectos, que lejos de ser superficiales, son elementales. Debo someter a la moda a la luz de tres diferentes disciplinas que nos ayudarán a noquear este “fashion statement” (una auténtica declaración de moda), y devolverle la esencialidad a mi trabajo.
En la época del “Art Nouveau” y la “La Belle Epoque” las mujeres ricas se caracterizaban por el uso de corsé y sombreros de fantasía, que las distinguían de las demás, así como los hombres usaban trajes oscuros, sombreros y joyería para marcar bien las diferencias entre clases. Sin embargo, este fanatismo por la moda no prosperó, ya que se vió truncado con el comienzo de la primera Guerra Mundial y la industria se enfrío. 

A fines de la década del 60 nació la contracultura hippie, quienes se caracterizaron por promover la anarquía no violenta, la preocupación por el medio ambiente y el rechazo al materialismo occidental. Su estilo fue la psicodelia y la multiplicidad de colores inspirados en drogas alucinógenas que se plasmaba en: la moda, las artes gráficas y la música. A través de sus vestidos y sus estampas, los hippies de la época sacaban cartel de pertenencia social con su forma de vestir, se sentían orgullosos de ser parte de un movimiento que cuestionaba hasta los últimos valores de la sociedad.

Hoy, en 2016, la moda sigue jugando un papel fundamental con multiplicidad de roles. Más allá de la locura de las semanas de la moda internacionales, las “it girls” (chicas influenciadoras en el sector) y las revistas, todavía hay culturas en las que las mujeres son sometidas a través de la moda como primer indicador. En donde mostrar ciertas partes de tu cuerpo como los tobillos o los hombros puede ser una causa de deshonra social, o castigos aún peores. Así como todas las mañanas, a mi me da exactamente lo mismo usar una remera blanca o una roja, a una chica afgana no usar su burka para salir de su casa le puede traer grandes problemas. Para nosotras la moda tiene una carga simbólica pesada, usamos bikinis y minifaldas como símbolos de rebelión, pero algunas hoy, todavía no pueden elegir que ponerse para salir a la calle. 
Para nosotras la moda tiene una carga simbólica pesada, usamos bikinis y minifaldas como símbolos de rebelión, pero algunas hoy, todavía no pueden elegir que ponerse para salir a la calle. 

“La belleza comienza en el momento que decides ser tu misma” manifestaba Coco Chanel desde principios de siglo pasado, pero todavía hoy es imposible salir a las calles de Montevideo, con una pollera corta, sin ser víctima de acoso callejero. Como sociedad nos cuesta aceptar maneras no convencionales de vestir, cualquiera que ose usar mucho color, será observado de forma permanente en donde esté. Entonces o no hay suficientes personas que usen mucho color, o hay demasiadas personas que usan colores tenues…

Reunión montevideana

LA SOCIO-MODA

Aspectos intrínsecos de la humanidad y de la vida en sociedad, se reflejan directamente en el vestir de la gente. Homeofilia (amor a lo semejante) es una palabra y también una idea, que hace referencia a los lazos, semejanzas y actividades sociales que unen a grupos de personas de un modo que las hace parecidas en su manera de pensar, vestir, actuar y relacionarse con los otros. Según la sociología, la similitud, o bien el deseo de parecerse a otros, hace a la mayoría de la gente sentirse cómoda y segura. En este caso la moda es utilizada como una herramienta de adherencia, como una forma de relacionarse y un indicador de pertenencia. 

Cada vez que alguno de nosotros piensa en la edad media, piensa en típicos elementos que la representan como castillos o vestidos voluminosos. Así como cada vez que te piden que pienses en una herramienta, pensas en un martillo rojo, la moda es el simbolismo más obvio. Es lo más fácil de asociar, porque es lo primero que vemos, y de hecho cada vez que conocemos a alguien, lo llenamos de etiquetas solo por como viene vestido.

Según el sociólogo Georges Simmel, “Unir y diferenciar son las dos funciones básicas de la moda, que es, a la vez un producto tanto de necesidades sociales como de necesidades formalmente psicológicas. “ … “La necesidad de cohesión, por una parte, y la necesidad de diferenciación, por otra, son tendencias sociales que deben conjuntarse para lograr la formación de la moda; si ello no ocurre así, la moda no llega a consolidarse y su imperio no es tan intenso. Algo esencial de la moda es que siempre sólo una parte del grupo la ejerce, mientras que el resto se limita a estar en el camino hacia ella.”
Familia Real Británica, Kate Middleton e Isabel II

LA PSICO-MODA

Para Simmel las personas tienen por la moda sentimientos de aprobación y de envidia, por eso sienten que: estar a la moda es un signo de distinción, pero también produce la sensación de apoyo que da la sociedad, que es a lo que se aspira de forma natural. Se envidia aquello con lo que se está en contacto cercano, pero no aquellas cosas cuya posesión nos es indiferente o inalcanzable. 

En un ámbito psicológico podríamos decir que la moda es nuevamente una herramienta; de poder, de status, que nos sitúa en un determinado lugar, que nos da confianza y nos define.

Vestirse para las personas cumple una doble funcionalidad, busca protegerse del entorno, resguardarse del frío, proteger el cuerpo, y la segunda corresponde más al ámbito de lo cultural, y en nuestra sociedad occidental su origen se encuentra probablemente en el mito de Adán y Eva (a partir del pecado, toman consciencia de sus cuerpos y se instala en el ser humano la vergüenza por la desnudez). En el plano más espiritual, la vestimenta es sin dudas una forma de expresión. A partir de ella el sujeto construye una parte esencial de su "máscara" social.



LA ARTE-MODA

En el siglo XIX la moda empezó a considerarse una muestra de sofisticación muy enlazada a la cultura y cercana al arte. En 1937 la diseñadora Elsa Schiaparelli creó el vestido de langosta, con la colaboración de Dalí, él que también diseñó portadas para la revista Vogue. A mediados de los 70 la japonesa Yayoi Kusama empezó a combinar sus ropa con sus propias instalaciones y hasta probó con una línea de ropa propia. Al día de hoy las estampas que diseña esta reconocida artista se plasman en múltiples prendas, y así podría seguir citando innumerables ejemplos de todos los casos en los que la moda y el arte están hermanados. ¿Pero son lo mismo? ¿La moda es arte, pero el arte no es moda, he aquí el dilema?. 
Elsa Schiaparelli creó el vestido de langosta

Yayoi Kusama empezó a combinar sus ropa con sus propias instalaciones

La moda en la mayoría de los casos es una expresión artística, pero esta dinámica no se da a la inversa, y por lo general no hay un gran interés en los artistas de pura cepa de pertenecer al mundo de la moda. Le pregunté al artista uruguayo Marco Maggi; ¿Considerás que la moda es arte? Y él me dijo: “La moda no es arte. El arte es la forma más clara de expresar lo que no se entiende. La moda se entiende, es la forma mas cara de expresar la pertenencia a un grupo determinado ​en un momento preciso. Para integrar el ejercito de moda se debe cambiar el uniforme , el armamento y los modales varias veces por año.”

Entonces nuevamente volvemos: a la moda como herramienta para la expresión. En que sea el vehículo que utilizan algunos para poder exteriorizar sus inquietudes artísticas, su mundo interior, o el lugar en donde se quieren posicionar a la hora de diseñar o crear una pieza de arte, una prenda de vestir.

Personalmente y a consecuencia de mi trabajo, también uso a la moda como una herramienta, como una forma de plantarme al mundo y como un medio de vida. Porque la moda da trabajos, porque tiene una industria propia que mueve masas, y es un negocio millonario. Por ende volvamos a empezar, a lo más simple, a darnos cuenta, que la moda es una herramienta, pero los sentimientos son de cada uno."




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Solo aceptamos opiniones libres, gracias por participar!!!