PRÓXIMO 27.09.17

PRÓXIMO 27.09.17
MAIL A INFO@RUBIAMALA.COM

20 de octubre de 2016

10 COSAS A EVITAR ESTANDO DE VIAJE QUE NADIE ME DIJO


Y sí, aquí estamos aún bajando a tierra de lo que fue la Blondeparty #5 del martes en la ciudad que no siempre duerme: Montevideo.
Ahhhh, la red carpet, los tragos, las chicas, el baile…

En fin, volvamos al tema: éstas son las 10 cosas he aprendido a evitar mientras viajo. Algunas por experiencia, algunas por que alguien me lo dijo, algunas por darme contra la pared.

1 Evitar chequear equipaje de bodega
No se trata solamente de esperar menos por tu equipaje, se trata de viajar más liviano, mientras la masa de gente desgasta su energía cargando cosas que no va a utilizar, tu fluyes y danzas por el aeropuerto cual libelula recién liberada al ambiente.
Si estás cambiando de alojamiento varias veces a la semana me lo agradecerás; además de tener menos cosas para cargar, es más fácil empacar. Aprende y practica el arte zen de vivir de tu mochila, conviértete en minimalista.

2 Evitar la paranoia de querer visitar 8 países en 3 días
Logré llenar mi último pasaporte al punto que no quedaron más páginas, un orgullo si, pero hace una semana lo tuve que renovar y es como que todo vuelve a empezar de cero.
Déjame decirte una cosa: nadie te va a dar ninguna medalla por llenar de sellos tu pasaporte. Hacer aduana día por medio sencillamente no es divertido.

3 Evitar el “empacho del turista”
¿Quién dice que si vas a París tenés que visitar la torre Eiffel?
También está bueno dejar cosas como excusa para un segundo viaje. No estás obligado a visitar el 100% de las atracciones que hay en el mapa turístico. Viajar solo por tomarse una foto con la estatua y salir corriendo por que cierra el museo después de unos días se vuelve monótono y tedioso. Tómate tu tiempo para vagar por la ciudad sin rumbo, conocer a la gente y dejar que surjan aventuras inesperadas. Evita empacharte con tanta atracción para ver porque en definitiva, a nadie más y quizás tu madre le van a interesar las fotos de lo que visitaste.


Recorriendo Madrid en longboard de manera errática y aleatoria encontré ésta bajada para hacer “slides”

4 Evitar quedar abrumado al llegar saliendo a correr
El día que llegas a una nueva ciudad es común sentir una especie de vacío: no tienes nada en la agenda, nadie te está esperando, nadie te llama para hacer nada y hay tanto para hacer que es difícil saber por dónde empezar. Mucha gente elige salir de compras, cosa poco práctica para el vagabundo minimalista que vive de su mochila.
Salir a correr ni bien aterrizas es una excelente forma de recuperar tu estado después de un largo viaje en avión y conocer los alrededores de donde te alojas; pero más importante que eso, es que mientras corres: piensas. Aprovecha ese tiempo para pensar que es lo que vas a hacer en los próximos días.
Evita caer en la burbúja de correr escuchando música, abrete al ambiente y a las personas del lugar, presta atención al idioma y acento de la gente.
(Lo sé, esta regla no fue por la negativa, shame on me)

5 Evitar reclinar tu asiento en un avión
Es cierto, tienes más espacio, pero a expensas de otros. En “economy” esto es conocido como una “externality”. En mi caso el respaldo reclinado he notado que me deja el cuello sentido por varios días.

6 Evitar el exceso de planificación
Intentar planificar y coordinar cada alojamiento y transporte puede llegar a convertirse en una monstruosidad logística imposible de resolver. No pierdas tiempo en eso, no eres un bebé así que confía en tí, eres un adulto responsable que va a saber resolver cada situación a su debido momento.

Un día de trabajo normal en Abu Dhabi, terminamos viajando a Nepal sin planificar ni saber nada sobre el lugar.


Un día estaba en escala en Londres camino a Dubai cuando decidí salir del aeropuerto y quedarme unos días. Era a fin de año en pleno invierno y me bajé con lo puesto que era ropa de verano.




7 Evitar ver a tu viaje como la “gran cosa”
Evita pensar en tu viaje como la gran cosa que va a cambiar tu vida. Más bien tómalo como algo que todo el mundo hace todo el tiempo (por qué lo és) y estarás motivado a hacerlo más frecuentemente y sin pensar tanto.

8 Evitar las comidas pocos saludables
Estando de viaje es común pasar todo el día en la calle recorriendo y visitando lugares, y si sumamos a eso que no tenemos donde cocinar, es muy fácil caer en la comodidad de la comida rápida y comer lo primero que encontremos a la mano.
Date tus gustos y prueba la comida del lugar, pero si queremos disfrutar nuestra aventura al 100% de nuestra capacidad, debemos estar en óptimas condiciones así que has el esfuerzo de evitar el vandalismo gastronómico. A mi me gusta almorzar muchas frutas, cae liviano, es rápido, no me dan ganas de tirarme a dormir una siesta para digerirlo, es económico y es saludable, ¿que más se puede pedir?
Al comer afuera continuamente también es común beber alcohol o refrescos, éstas bebidas nos deshidratan, y si estamos caminando bajo el sol por largas horas como es probable que suceda necesitamos estar bien hidratados, adopta la olvidada práctica zen de beber agua cuando sea posible.

9 Evitar hacer un “upgrade” en tu servicio de celular.
Estar de viaje es una excelente forma para aprender a dejar de usar el teléfono celular.
¿O ya te has olvidado de las buenas épocas?
Recuerda allá por el año 1998 cuando salías a la calle sin celular y sabías regresar sano y salvo sin que te pasara nada, como se extraña eso…

10 Evitar pensar que para viajar tienes que salir de tu país
No es necesario tomar un vuelo internacional para ver algo interesante. En todos lados hay rincones interesantes por descubrir. El viajar no se trata de visitar lugares, borra esa idea de tu mente. Viajar trata más en dejar que aventuras inesperadas sucedan, conocer a la gente del lugar y otros viajeros. No necesitas irte demasiado lejos para hacer eso.


Quizás tengas algún tip o recomendación para aportar al resto de la comunidad, si es así, lo puedes dejar en los comentarios : )



Visita mi nuevo canal de YouTube: http://bit.ly/2epFWUX
Con cariño, Gaucho Zen



1 comentario:

  1. Yo tengo una para el punto 1.
    Coincido que viajar sin despachar es lo mejor que hay. Pero tiene una contra, que hacemos con los líquidos y otros "no permitidos" a bordo?
    Lo mejor es agarrar alguna backpack de mala muerte que todo el mundo tiene, antes de tirarla a la basura, y ponerle lo indispensable: shampoo, cremas, perfume, tijera de uñas, pinza de cejas, yerba para el mate, puchos y encendedor... etc. Y despacharlo. Si se pierde o si demora no es tan grave, porque al fin y al cabo con todas cosas substituibles. Pero si llega, es solo una backpack que te va a servir para el resto del viaje.

    Beso!

    ResponderEliminar

Solo aceptamos opiniones libres, gracias por participar!!!