30 de junio de 2016

ZEN Y EL ARTE DE ORDENAR EL ARMARIO


Los tiempos en los que la ropa nos quedaba chica por que crecíamos han ido quedando atrás. Las cosas suelen entrar a nuestro guardarropa para nunca jamas volver a salir. Por ley de la conservación de masas, la cantidad de ropa en nuestro guardarropas va en aumento y amenaza con apoderarse de nuestra casa. Sin ir más lejos, en la entrevista del día de ayer, nuestra bloggera favorita (Rubia Mala) nos cuenta que su armario es una habitación entera de su casa. ¡Y eso es solo lo de una temporada! 
Si queremos aprender a mantener nuestro guardarropas bajo control debemos aprender a eliminar. Se trata de dar un paso hacia el minimalismo. Un paso zen. 

La Ley de Paretto sale del closet



La ley de Paretto, mejor conocida como la regla del 80/20 dice que el 80% de nuestros resultados van a venir del 20% de nuestros recursos.
Aplicandola a nuestro armario, podemos decir que el 80% del tiempo usamos el 20% de nuestra ropa.
Si tengo 10 remeras uso 2. Si tengo 20 pares de zapatos, uso 4 por ejemplo. El método consiste en identificar cuál es ese 20% de ropa que de verdad estamos usando y deshacernos del resto.


El método


  1. 1-Poner todo en cajas
    Vaciá tu armario y poné toda tu ropa en cajas. Como si te fueras a mudar. 


2. Devolver al armario
A medida que vamos usando nuestra ropa, lo que vamos sacando de las cajas lo vamos a ir devolviendo al armario, a su lugar original.
Al cabo de una semana, nuestro armario debería tener unas pocas prendas que hayamos usado esa semana. La idea es que todo lo que usamos vaya volviendo al armario y lo que no, se quede guardado en las cajas. Empecemos a ver esas cajas como una “papelera de reciclaje”. Ahí estan los candidatos a despedirse.
3. Eliminar lo “grueso”
Después de una semana de practicar el método, podemos comenzar a eliminar ropa. Mucha de la ropa que tenemos nos va a costar eliminar. Ya sea por que tienen algun tipo de valor afectivo o evocan algún recuerdo en nuestra memoria. Lo mejor, es primero que nada deshacerse de lo que no nos gusta primero. Cosas viejas que llevamos tiempo sin usar, cosas que nos regalaron y nunca usamos por que no nos gustaban, cosas que nos quedan chicas o mal por ejemplo. Esas cosas que sabemos que nunca más en la vida nos vamos a poner. Cuanto más eliminemos mejor. Las cosas con las que sentimos algún tipo de apego, podemos dejarlas tranquilas por ahora, serán abordadas en la siguiente aproximación.
En éste paso, puede que logremos eliminar entre un 20 y 50% de lo que tenemos en el armario. Hasta aquí ya hemos hecho un gran avance y no debería habernos costado mucho.
Pero no nos quedemos aquí, dejame llevarte más allá, descubramos tus límites, descubramos de lo que de verdad estás hecha/o.
4. Closet Detox
Seguiremos aplicando el método hasta llegar a completar el primer mes. La cantidad de ropa en nuestro armario habrá aumentado un poco pero no debería ser nada grave. Lo que ahí nos queda es ese 20% que estábamos tratando de identificar. Perfectamente podríamos deshacernos de todas las cajas que quedaron, que prácticamente no nos afectaría en nuestra vida cotidiana. Claro que depende de la temporada en la que estemos. Si es verano, va a quedar mucha ropa de invierno que no hemos usado pero que probablemente sí vayamos a estar utilizando en los próximos meses.
Ha llegado el momento más difícil. El momento de decidir que es lo que se queda, y que es lo que se va de lo que amamos. El momento de empujar nuestro límite.

Para evitar sufrir el cargo mental del emperador Herodes, que decide quién es sentenciado a la muerte y quién vive, es útil utilizar las siguientes reglas. Conviértete el verdugo que sigue órdenes, no el juez.
A. Si no lo has usado en más de un año: se vá
B. Si no lo has usado en más de 6 meses, y no crees que lo vayas a usar en los próximos 2 meses: se vá
El resto de las cosas las puedes dejar en la caja y volver a hacer otra eliminación dentro de un mes. La idea es hacer de ésto una práctica que hagamos todos los meses, a finalizar el mes por ejemplo. 
Se que es difícil, a veces deshacernos de una prenda que nos gustaba y que quizás tenía un valor sentimental al punto de que puede llegar a ser traumático. Tan traumático como abandonar un hijo solo en el gran cañón. La medicina es amarga, lo sé, pero el paciente la necesita. Te va a hacer bien, créeme. 


Pensemos que cada prenda que no usamos y tenemos secuestrada egoístamente en nuestro closet, tiene el potencial de hacer feliz a otra persona que de verdad la puede estar necesitando. Miralo como que estás haciéndole un favor a tu ropa permitiéndole llegar a su máximo potencial para el cual fué creada. Libera con alegría y generosidad. Dejalo fluir. 
5. Crear una lista
Hasta aquí ya deberíamos haber recuperado el control de nuestro armario. Si queremos llevar nuestro minimalismo aún un poco más allá, lo que podemos hacer es una lista de lo que necesitamos tener. 


Por ejemplo:
5 remeras
3 pantalones
4 pares de zapatos
5 pares de medias

No importa tanto si son cantidades grandes o chicas o si la lista es larga o corta, lo importante es dejar definido cuales son los límites de nuestro inventario.
6. Mantenimiento 
Después de perder peso, se pasa al régimen de mantenimiento. Cuando una persona baja de peso, si no cambia los hábitos que la llevaron a tener sobrepeso, es probable recupere todo lo que haya bajado. El famoso efecto rebote. Lo difícil no es bajar, sino mantener. Lo mismo pasa con nuestro armario, si no cambiamos los hábitos que nos hicieron llegar a ese estado, nuestro armario volverá a quedar “obeso”. 


Aplicaremos la ley de la conservación de masas nuevamente:
  • Si entra algo, se va algo. 
Una de las ventajas de ésto, es que ahora somos concientes de todo lo que tenemos. Eso de salir de shopping y volver con 5 bolsas llenas de ropa irá quedando atrás. Vamos a ahorrar plata, y perder menos tiempo yendo de compras. Y como sabemos que vamos a tener que eliminar algo, solo vamos a comprar cosas que de verdad nos gustan. No más comprar por comprar. No más comprar por que hay rebajas. Quizás lo veas como una limitación negativa, pero con el correr de los meses, en nuestro armario irán quedando solamente cosas nuevas que de verdad nos gustan y valoramos. 

Llevo más de seis meses viviendo con menos de 2 mudas de ropa (sí, esa es la razón por la cual siempre me ven con lo mismo puesto). No pretendo que vayas a ese extremo, simplemente alentarte a dar el primer paso hacia una armario más zen. “Soy mujer” tampoco es una excusa y no la quiero escuchar por favor, gracias. 
Esto no es solamente un ejercicio de eliminar ropa. Es un llamado a practicar el desapego de lo material, un ejercicio zen. Podemos aplicar el mismo método en la cocina, el baño, o cualquier parte de nuestra vida que queramos simplificar. Incluso con relaciones humanas o el escritorio de la computadora. 
Te vas a dar cuenta que toda esa ropa no solo estaba ocupando mucho espacio, sino que estaba ocupando una buena parte de tu memoria RAM mental. Como cuando eliminamos archivos de la PC para liberar espacio de la máquina para que funcione más rápido, tu cabeza comenzará a pensar de manera más clara. Animate y hacele un “detox” ese armario.
Exitos : )
By Federico Sanz, “El Gaucho Zen

¿Como está tu closet? ¿Considerás que deberías realizar un “closet detox”? Dejanos tu comentario, ¡nos gusta saber lo que pensás!

8 comentarios:

  1. Que linda esta nota, súper útil. Me encantó. POr mi parte hace un tiempo hice esta nota sobre como limpiar el ropero... https://bazardelacoloracionpersonal.wordpress.com/2016/01/27/consejos-para-limpiar-tu-ropero/

    ResponderEliminar
  2. Excelente post Federico. Yo ya pasé por ese proceso, no con ese método, pero en definitiva me quedé con la ropa que realmente uso, aunque en este momento estoy necesitando hacer mantenimiento y sacar algunas cositas de vuelta jejeje. Mi inspiración fue "Project 333", no se si lo conocen, pero es una idea similar.
    Besos a todo el Team!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno bien vos! no conozco Project 333 lo voy a buscar, gracias : )

      Eliminar
  3. ameeeee, esta nota! espectacular te felicito! coincido que cuando menos ropa mas outfit se te ocurren a armar, la ley de menos es mas, seguro funciona!!! esperamos mas de esto!

    ResponderEliminar
  4. Increible la columna Gaucho.

    ResponderEliminar
  5. Leíste a Marie Kondo???? Si no es así te lo súper recomiendo!

    ResponderEliminar

Solo aceptamos opiniones libres, gracias por participar!!!